Dentistas, ¿somos todos iguales?


Un estudio de FACUA sobre precios de tratamientos odontológicos, calificado por el Consejo General de Dentistas como incompleto y poco riguroso

A pesar de que no nos gusta entrar en polémicas, nos parece necesario hacernos eco de esta noticia, especialmente a causa de la confusión que puede crear en la población general a la hora de decidirse por unos servicios privados de odontología.

En primer lugar, creemos que es un error considerar los tratamientos de los especialistas en odontología como productos. La odontología es un servicio integral en el que se deben valorar muchos factores, como la formación del profesional, la experiencia, el tiempo de dedicación al estudio y diagnósticos de los pacientes… Es decir, una serie de servicios y atenciones que en muchas ocasiones se desconocen y no se toman en cuenta. Además la calidad de los materiales y la tecnología utilizada sin duda son elementos que influyen en que el resultado global del tratamiento sea altamente satisfactorio.

En su estudio, FACUA comparaba los precios de los cuatro tratamientos odontológicos más habituales: extracción, empaste, limpieza bucal y endodoncia. El estudio se realizó de forma telefónica, en 150 clínicas dentales de 14 ciudades españolas. La conclusión de FACUA ante los resultados es deducir que los márgenes de beneficio del sector pueden llegar a ser abusivos, ya que aparecen diferencias de precio de hasta el 420%.

Pero, ¿es este tipo de información parcial y sensacionalista buena para los pacientes? Sin duda los pacientes deben tener conocimiento en todo momento de las tarifas de su centro de salud, así como de un presupuesto aproximado. Pero los tratamientos pueden ser muy distintos para cada paciente, y eso sin entrar en servicios más especializados, que incluyan por ejemplo la implantología de carga inmediata o la estética dental, por eso es muy difícil generalizar. Sería parecido a pedir un presupuesto para rehabilitar una cocina: dependerá de los metros, los acabados, los materiales… En definitiva, no se pueden comparar peras con manzanas. Además cabe destacar que en muchas ocasiones los precios que indican las clínicas orientadas exclusivamente a la rentabilidad económica son meros ganchos publicitarios, y basan su rentabilidad en estrategias de volumen, conseguido este en ocasiones a base de indicar tratamientos no necesarios y de baja calidad.

Iñaki Cercadillo, director de la Clínica Odontológica Ahoa, destaca sobre todo la gran diferencia que supone valorar productos y servicios, y el perjuicio que estudios como este suponen para los pacientes, ya que les da una visión sesgada del sector odontológico y despierta unas expectativas erróneas que pueden provocar una distancia entre paciente y especialista, en detrimento de consolidar una relación médico-paciente basada en la confianza, tan beneficiosa y necesaria para un resultado óptimo de cualquier tratamiento.

Por eso, como también advierten el Consejo y la Sociedad Española de Periodoncia, tener en cuenta estos estudios a la hora de contratar un tratamiento es peligroso, ya que muchas personas puede elegir la opción low cost basándose en criterios puramente económicos, llegando incluso a recibir un tratamiento inadecuado.

En definitiva, desde la Clínica Ahoa como siempre recomendamos a nuestros pacientes que consulten todas las dudas relacionadas con el tratamiento antes de su inicio, tanto sobre el curso del tratamiento, acontecimientos adversos posibles, así como todos los detalles relacionados con el coste y las formas de pago. Compartir esta información de una manera clara y profesional es la mejor manera de iniciar una relación de confianza.